A juicio

Un mal jefe tiene una tendencia a juzgar todo, pero no es el hecho de que los jueces, pero la manera en la que él juzga. El trabajo siempre se juzga críticamente en vez de constructiva. En la mayoría de los casos, es juzgar desde un punto de vista cínico o pesimista. No se pueden recibir juicio o comentarios constructivos. El mal jefe no puede recibir sugerencias para su desarrollo personal, ya que está demasiado ocupado con un juicio.

La falta de comunicación

Otra de las cualidades de un mal jefe es la incapacidad de comunicarse. Por lo general, un mal jefe no escucha lo que se dice o no se preocupan por lo que se dice. Las sugerencias van por un oído y sale por el otro. La forma en que se comunica una falta de compasión y consideración por sus empleados. Además, esta falta de comunicación puede hacer que las chasco plazos y metas importantes establecidas por el organization.This hojas de los miembros del personal fuera del presupuesto y no está seguro acerca de su capacidad para realizar su trabajo.

Reconocimiento 

Un mal jefe no da reconocimiento a las pequeñas cosas que hace a su empleado. Deja de lado el buen desempeño de los empleados. El mal jefe no puede ver la luz de una situación y no felicitar a su equipo por un trabajo bien hecho. Tiende a centrarse en el problema en lugar de la solución. En lugar de reconocer y recompensar a los empleados por su trabajo duro, obtiene el crédito por su éxito y logros. Sin embargo, cuando algo sale mal, él está dispuesto a echar la culpa a su personal. Los jefes de estas características suelen ser micro-manager.